Centro Gaia

Los remedios florales son un método de sanación sencillo y natural, que trabaja más sobre los estados emocionales de las personas que sobre sus padecimientos físicos. Las esencias actúan armonizando y equilibrando la personalidad y contrarrestando conflictos comunes a todos fuchsia_magellanica_4e0nosotros como la irritación, el temor, el miedo, la culpa o la insatisfacción; esos mismos conflictos en los que el Doctor Bach vio el origen y la causa real de la enfermedad y de la infelicidad. De hecho, son un método simple y natural de sanación a través de la utilización de flores silvestres específicas.

Los remedios, que tratan más los desórdenes de personalidad del paciente que su condición física, actúan sobre aquellos conflictos emocionales, mentales y físicos que afectan al cuerpo y al alma. Ayudándonos a deshacer los nudos y las trabas que están en la base de nuestras emociones, de nuestros miedos y de nuestros propios fantasmas internos, permiten que nuestro actuar en la vida sea menos limitado y, en muchos casos, nos ayudan a manejarnos con los procesos de enfermedad ya sea pudiéndolos revertir o pudiéndolos incorporar en forma de aprendizaje al bagaje de nuestras propias vidas. Porque, dado que toda enfermedad física es el reflejo de un padecimiento mental o emocional no resuelto, podemos trabajar con buenos resultados sobre los males físicos que nos aquejan a partir de la resolución de los propios conflictos personales.

Los remedios no utilizan la materia física de la planta, sino la energía sanadora que se encuentra contenida en la flor. Esta delicada energía sanadora se extrae mediante un proceso particular y se utiliza para tratar la causa de la enfermedad a un nivel sutil. Así pues, mientras la mayoría de la medicinas tratan los males del cuerpo con sustancias químicas, los remedios florales tratan aquello que no puede verse, o la causa psicológica, con toda su energía invisible.

Las esencias nos ayudan a sintonizarnos con nosotros mismos y sus efectos no se limitan a aliviar y calmar los tormentos y los conflictos de nuestras personalidades. A través de la acción de sus energías específicas los remedios nos ayudan a abordar los problemas concretos con los que nos vamos encontrando. Al utilizar la energía potenciada de una flor en particular, cuyas propiedades están alineadas con un problema en concreto, podemos provocar un cambio dentro de nosotros de forma que el odio se transforme en amor, el desesperado pueda encontrar su fe, la indiferencia se convierta en propósito, y los agotados puedan conectar con su fuerza.

cropped-sunflowera-9.jpg

Volver

 

No se admiten más comentarios